San Luis Potosí, México

XAVIER NAVA, EL PEOR DE LOS TRES ASPIRANTES DEL PAN A LA CANDIDATURA A GOBERNADOR

–  Corrupto, represor, nepotista, solapador y ventajista son algunos de los calificativos que acumuló en menos de dos años como alcalde de la capital.

Este 10 de enero, los militantes panistas se debatirán entre votar por Octavio Pedroza o Marco Gama Basarte como su candidato a gobernador, pues Xavier Nava no es digno de confianza y fue ventajista al gastar recursos del ayuntamiento para comprar votos, además de su historial de nepotismo, corrupción, represión y rechazo ciudadano al frente de la alcaldía capitalina.

En menos de dos años como alcalde, Xavier Nava acumuló vicios que lo retratan como un hombre traidor, nepotista, con pésimo oficio político y de actitudes racistas al negarle a la comunidad Mazahua red de agua, drenaje y luz en su marginal colonia.

Tan pronto obtuvo el poder, se olvidó de los principios de igualdad y medianía de su abuelo, Salvador Nava Martínez, y trató de imponer a familiares y amigos cercanos en los puestos clave del ayuntamiento capitalino, sin importarle su escasa preparación y experiencia, que resultó en programas patito como el “Bachetón”, en detrimento de los capitalinos.

Xavier Nava también dio muestras de su odio a las mujeres y a la gente humilde, pues permitió el maltrato físico y el abuso de poder de sus funcionarios de la dirección de Comercio y de Seguridad Pública contra Teresa Carrizales, a quien sacó a rastras de su oficina municipal, a vendedoras de flores que fueron jaloneadas y arrestadas por tratar de ganarse la vida honradamente, así como a una vendedora de elotes y una comerciante de La Pila, que por manifestarse en su contra fueron desalojadas a la fuerza de sus lugares habituales de venta.

En el discurso, Nava Palacios se daba baños de pureza, pero en la práctica protagonizó actos de corrupción tan deleznables como los que le señaló a su antecesor en la alcaldía, ya que rentó a sobreprecio vehículos para usarlos como patrullas en lugar de comprarlos, patrullas con las que no se mejoró la vigilancia en la capital, además de que compró 3 veces a su precio original luminarias, desviando en esta compra más de 220 millones de pesos que usó para auto promocionarse a nivel nacional y para comprar la voluntad de militantes panistas.

En su papel como alcalde, Nava Palacios sólo obtuvo un 30 por ciento de aprobación ciudadana. Es perdedor nato, de la clase de Alejandro Zapata Perogordo, sólo que en 2018, el PRI le ayudó a ganar la elección.

Compartir nota:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

VIDEOS

EDITORIALES

DESTACADA