San Luis Potosí, México

JUEGO DE MÁSCARAS

+ JUAN RAMIRO, ¿DEDAZO CON ENCUESTAS CUCHAREADAS?

Por Ángel F. de Alba

“Quién pompo esas cositas, quién pompó”: Chico Che

Malos presagios para la democracia en MORENA: las encuestas de ese partido para elegir candidato a gobernador en San Luis Potosí se llevan a cabo en lo oscurito.

Eso fue lo que, más o menos, denunciaron en conferencia de prensa este 21 de diciembre los pre-candidatos Ricardo del Sol Estrada y Agustín de la Rosa Charcas.

Por ello fue que pidieron a la dirigencia de su partido “transparentar” los sondeos que entre la población se hacen para medir las simpatía que suscita cada uno de los aspirantes a dicho cargo.

Porque, hasta el momento, lo que menos se tiene en tal proceso es información clara, precisa, fidedigna, y suficiente, sobre ese método de selección. Y si hay oscuridad, se sospecha, solo puede ser para que los alquimistas puedan trabajar más a sus anchas.

Con ser aguerridos, tanto Del Sol como De la Rosa, se vieron muy moderados, y no se atrevieron (o quisieron dejarlo para lueguito) a mencionar las evidencias de que los dados se están cargando ya para uno de los contendientes.

Más libérrimos en su libertad de expresión, tal opacidad provoca ya que algunos analistas hablen de “dedazo por encuestas”, con lo que se reeditarían, maquilladas y para los modernos tiempos que corren, las viejas usanzas del PRI.

Y muy bien podría ser que el beneficiario de tal designación sea, por cierto, el aspirante que más añora “lo mejor” del viejo PRI: Juan Ramiro Robledo Ruiz.

Que JRRR suspira por ciertas épocas priistas no lo decimos nosotros, lo dijo él mismo: “…me formé en el PRI socialdemócrata, en el PRI del estado de bienestar. En el PRI estatista que asumía la rectoría económica del Estado. Es lo mismo que propone ahora el Presidente López Obrador. Sustancialmente es lo mismo”. (Pulso 14/XII/20).

A Juan Ramiro no se le había vuelto a ver en estos lances desde el 2009, cuando compitió bajo las siglas del PRD, y perdió ganando apenas un honroso porcentaje de la votación que no llegó ni al ocho por ciento.

Luego se echó a dormir 11 años, aunque siguió atento al acontecer de SLP, ya que tiene el “virus” de la política, comentó en la misma entrevista. Atento, pero no activo, pues durante el sexenio (2009-2015) de autoritarismo, incompetencia, y corrupción del gobernador Fernando Toranzo Fernández nunca dijo esta boca es mía.

Ya luego con el actual gobernador Juan Manuel Carreras López, también emanado del PRI, Ramiro Robledo fue propuesto y elegido para ocupar la presidencia del Tribunal de Justicia Administrativa; su hijo, Ramiro Robledo López se fue a ocupar la Secretaría de Comunicaciones y Transportes; su amigo, Alejandro “Caco” Leal, la secretaría general de Gobierno; etcétera.

Si los demás aspirantes a la candidatura tienen ojos, que vean: hay una campaña instrumentada desde la Ciudad de México para promover a Juan Ramiro como la supuesta mejor opción, y para ello han puesto a declarar al mismo Roy Campos, sumo sacerdote de los estudios demoscópicos.

La ayuda de sus amigos y socios en el gobierno priista de Carreras también se ha dejado ver, y ya hasta acusan al “Caco” Leal de descuidar sus asuntos por andar en la precampaña juanramirista; igual ocurre con varios medios sindicados desde la oficina de Comunicación Social del Gobierno del Estado.

Y, un detalle no menor: cuando Juan Ramiro Robledo tomó la decisión de participar en la contienda a la gubernatura por San Luis Potosí fue porque recibió esa recomendación “desde las alturas”.

Claro, él, atento como es, no está para andar desoyendo a sus amigos. Por eso no le importó tanto salir de su letargo de 11 años. Y menos porque cuando despertó, ya se sabe, “el dinosaurio seguía ahí”

Compartir nota:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

VIDEOS

EDITORIALES

DESTACADA