San Luis Potosí, México

FALLECE JUAN ANTONIO GARCÍA, CRONISTA DEL JET SET POTOSINO

• Al frente de la sección de sociales de Pulso, fue uno de los editores más influyentes de San Luis Potosí.

Perfeccionista, profesional, influyente y carismático hasta el último día de su existencia. Así fue Juan Antonio García Cardona, uno de los fundadores del periódico Pulso y editor de la sección “Actualidad”, donde reseñó la vida privada de la socialité potosina desde hace 33 años. Hoy falleció, a los 62 años de edad.


Juan Antonio García nació el 16 de agosto de 1959. Desde muy joven mostró afinidad por la cultura, las artes y la enseñanza, por lo que estudió su carrera profesional en la Benemérita y Centenaria Escuela Normal del Estado y se dedicó los primeros años de los ochenta a la docencia.
Sin embargo, fue en el periodismo donde Juan Antonio mostró sus mejores habilidades.

Trabajó en el periódico Momento y luego se incorporó al periódico Pulso desde su primera edición, el martes 30 de agosto de 1988, cuando tenía 29 años de edad. Desde entonces, Juan Antonio construyó una de las secciones más leídas de dicho diario, a la par de una influencia que muy pocos personajes del mundo de la política, la cultura y el periodismo en San Luis Potosí podrían tener.
Quienes conocieron a Juan Antonio García encontraron en él un profesionalismo extremo, una pasión y entrega a su trabajo que mantuvo en cada uno de los más de 12 mil ejemplares que Pulso ha publicado desde su fundación a la fecha.


Coordinó a las y los reporteros que cubrían la sección de sociales, así como a los fotógrafos que se encargaban de cubrir los conciertos, las fiestas y eventos sociales más exclusivos de San Luis Potosí, como el Baile de las Rosas, en el Club Deportivo Potosino, o los eventos de la Sociedad Potosina La Lonja, como el “Baile de los Lanceros”, entre otros.


En los onomásticos o fiestas privadas de gobernadores como Leopoldino Ortiz Santos, o Teófilo Torres Corzo, o Fernando Silva Nieto o cualquier otro gobernador o alcalde de la capital, Juan Antonio estaba ahí. En los eventos deportivos más exclusivos, como el Torneo Challenger, en el Club Deportivo Potosino, Juan Antonio estaba ahí, o en las discotecas de moda como Arusha Discoteque u Oasis, en los conciertos o en los eventos del Club Campestre de Golf, Juan Antonio también estaba ahí, atento a las “celebridades” del Jet Set potosino que asistían y se codeaban con integrantes de las familias de más arraigo político y económico.


Y si no asistía, hasta su oficina, en las entrañas del periódico Pulso, situado frente a la plazoleta de Aranzazú, le llegaban los chismes más íntimos de los juniors y las chicas de sociedad. Y usó toda esa información para editar su columna “¿Qué hay de nuevo?” que publicaba los domingos en la sección a su cargo y en la que reseñaba los viajes, los estudios y las aventuras y desventuras amorosas de la juventud adinerada.


Su columna incluso era más leída que las columnas de política “La Cábala”, de Adriana Ochoa o “Las nueve esquinas”, de Juan José Rodríguez. Juan Antonio se encargaba de escoger las mejores fotografías para acompañar las notas de los bautizos, cumpleaños y eventos de renombre en el Estado.

Tenía “línea directa” con muchos personajes de la política, la cultura, la educación y los espectáculos que le rogaban por un espacio en su valuada sección “Actualidad”, al grado que llegó a ser durante varios lustros la sección con más páginas del periódico, por lo que Juan Antonio trasnochaba metido en su oficina atendiendo cada detalle editorial de su afamada sección.

Todos los anunciantes querían que su marca o producto aparecieran en su sección porque era la más leída, la más prolija, la más chismosa, la más “Nice” de San Luis y aunque tenía un carácter obstinado y difícil, que lo hacía discutir continuamente con los reporteros a su cargo, Juan Antonio García siempre tuvo la calidez humana de ayudar a la gente.

A pesar de sus múltiples ocupaciones, no se negaba a hacer un favor a conocidos o desconocidos. Gracias a su influencia, “acomodó” en diversas escuelas y facultades a jóvenes rechazados de éstas. Bastaba una llamada al director o directora de una escuela o facultad, un hospital, o alguna oficina pública para que éstos cedieran a sus peticiones, siempre con distinción y firmeza.

Años más tarde, a petición de su íntima amiga, Carmenchu Vilet de Torres Corzo, Juan Antonio García se encargaría de crear su propia competencia, al proyectar y poner en marcha la revista “QueTal Magazine de San Luis”, otra de las publicaciones más influyentes del Estado que también reseña la vida de la socialité potosina y que le quitó un gran número de lectores al periódico Pulso.

Lamentablemente, Juan Antonio García Cardona falleció este día, pero dejó un legado perdurable en el periodismo, un ejemplo de profesionalismo y recuerdos imborrables en el corazón de las personas que le conocieron.
Descanse en paz Juan Antonio. “Y para que investiguen”, ¿Podrá Pulso suplir a una persona tan entregada y dedicada a su trabajo como lo fue nuestro amigo?

Compartir nota:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

VIDEOS

EDITORIALES

DESTACADA